Un total de 45.000 participantes y un impacto económico de cinco millones de euros es el resultado que deja la II Cumbre Internacional del Vino, que se ha celebrado en Castilla-La Mancha entre el 12 y el 14 de marzo, y ha servido para dar un paso más en la consolidación de la región como “el gran viñedo del mundo”.

   Así lo ha destacado la consejera de Agricultura, María Luisa Soriano, en la rueda de prensa que ha ofrecido este lunes para hacer balance del evento, que “evidencia el orgullo de los castellano-manchegos por el vino de la región” y un mayor interés de visitantes, tanto nacionales como internacionales, a la hora de ser partícipes de esta cumbre.

   De ahí, ha dicho Soriano, que el Gobierno regional ante estas cifras “apabullantes” sienta una “enorme satisfacción” por la respuesta “tan extraordinaria” y el interés que han generado las ponencias técnicas y científicas celebradas por poder congregar a “lo más granado” del sector del vino en las actividades paralelas organizadas y por la inversión económica y la campaña de imagen que ha supuesto para los caldos de la región.

   “Si la primera cumbre sirvió para poner a los vinos de Castilla-La Mancha en el escenario internacional, con esta segunda se ha reafirmado que la región no es promesa sino realidad y puede codearse con las regiones vitivinícolas más reputadas del mundo”, ha defendido la consejera, que ha admitido, no obstante, que el sector tiene que seguir trabajando para alcanzar una mayor calidad y mejorar su promoción.

PARTICIPACIÓN y BENEFICIOS GENERADOS

   Según la titular regional de Agricultura, la participación en esta II Cumbre del Vino ha sido “importante”, pues en la Conferencia Internacional participaron 1.800 personas y en las actividades culturales 600 y 400 universitarios lo hicieron en las catas comentadas que se realizaron en los cinco campus.

   “Un total de 820 personas participaron en las catas de ‘La Noche en Vino’, que tuvieron un lleno total, 6.500 personas abarrotaron los conciertos, 30.000 acudieron a los más de 300 bares que se sumaron a ‘La Noche en Vino’ y 4.000 acudieron a las jornadas de puestas abiertas organizadas por las bodegas”, ha detallado.

   Dicho esto, y tras precisar que es “difícil” calcular “en tan poco tiempo” el impacto económico que la Cumbre del Vino ha tenido, si que ha confirmado que su “impacto directo” asciende a cinco millones de euros y que ha generado gran interés en medios de comunicación, pues contó con más de 300 periodistas acreditados.

   Por todo ello, Soriano ha agradecido el trabajo de todo el personal de la organización, de ponentes, catadores, cocineros, importadores de vino, a los 16 ayuntamientos de la región que han colaborado con ‘La Noche en vino’, a bodegas, cooperativas, denominaciones de origen y pagos vitícolas, al sector hostelero y turístico, así como a los artistas “que han puesto una nota de color musical” y cuyas actuaciones han servido de reclamo “porque tienen muchos seguidores”.

   “Todos han contribuido a que esta II Cumbre del Vino se haya desarrollado con éxito y haya tenido una gran aceptación de todos los participantes”, ha dicho la consejera, que ha concluido que “el esfuerzo ha sido grande, pero ha merecido pena”.

   Por ello, ha asegurado que el Gobierno regional va a seguir trabajando en promocionar la calidad de los vinos de Castilla-La Mancha, para que se consolide como “el gran viñedo del mundo” a nivel internacional, y que su intención es “mantener en el tiempo” esta cumbre. “Imagino que seguirá siendo bienal, aunque la presidenta no lo confirmó en la inauguración”, ha precisado.

   No obstante, y tras admitir que Castilla-la Mancha es la región que más vinos de alta calidad tiene reconocidos en el mundo, ha reiterado que el sector y Gobierno regional tienen que seguir trabajando para que la calidad se asocie a los caldos de la región, todo ello mejorando su marketing y comercialización.